Sal mi querida Sal


Muchos son los consejos que rondan en este ingrediente fundamental en algunas cocinas y que en algunas se está tratando de eliminar y/o reemplazar por opciones más bajas en sodio.

Vamos con varios consejitos sobre la Sal:

–        Para que la sal no se humedezca en el salero, lo mejor es agregar algunos granitos de Arroz; estos van a absorber la humedad. Si querés ayudar a los granos de arroz guardala en un lugar fresco y seco.

–        Si ya está húmedad en la sal, la ponés en una placa unos pocos minutos con el horno bien suave y así lográs sacarsela.

–        Cuando la agregás? En carnes y Verduras (excepto si las hervís), cuando estén cocidas para que no nos saque el líquido. Cuando hervimos arroz, fideos, verduras como las papas para el puré es mejor agregarla en el agua, una vez cocida es más difícil que sabor.

–        Si te la prohibió el médico, existen opciones para realzar el sabor de los alimentos utilizando hierbas aromáticas frescas o especias.

–        Si se la hechás a los huevos antes de hervirlos, te aegurás que no se rompan mientras los cocinás.

–        Tené siempre en cuanta que cuando le pongás sal a los alimentos estos expulsan líquido, por eso si queres dorar cebollas no les pongás sal al principio; o si, y te quedarán transparentes.

–        Si una comida te queda salada, le podés agregar cebolla rallada o pan molido, así neutralizás un poco su sabor.

Comentá con tu cuenta de Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *