Fiestas de Bautismos y Comuniones en casa

Los bautismos y comuniones, además de ser un momento para celebrar a los más chicos de la familia, pueden convertirse en grandes eventos familiares. Te ayudamos a pensar cómo organizarlos, y con qué opciones podés contar.

 

Es una ocasión ideal para plantear el festejo en tu casa, o en algún sum, un entorno íntimo para celebrar esta reunión familiar y amigos.

  • Una decoración acorde al evento, algunos livings, o pequeñas mesitas donde se pueda ir agrupando la gente mientras llega. Esta es una idea que ayuda a organizar el festejo, además es  simple y podés hacerlo en los espacios con los que contás; patio, galería o el interior del hogar.
  • Si el espacio es reducido, o no contás con lugar suficiente para que todos se sienten a comer, entre las opciones de catering para eventos familiares, podés optar por un menú informal, con bocaditos fríos y calientes, o por algún menú temático: pizza party, pata party, o asado party: opciones para disfrutar comidas que todos disfrutan, sin necesidad de desplegar grandes extensiones de mesas para todos.
  • Claro que también podés optar por un menú formal, con todos los pasos; entrada, plato principal, postre. La elección es tuya: asado, pastas, carnes.
  • También se puede sumar una barra de tragos, con o sin alcohol para los invitados. Quiénes son tus invitados es lo que define estas cuestiones. Una sobremesa con aperitivos también es una opción si no son muchos invitados, y aporta espontaneidad al encuentro.
  • En este tipo de festejos, siempre es importante considerar un menú infantil, sea cual sea la opción que elijas.
  • El espacio o rincón para la torta, souvenirs y un pequeño candy bar con globos para el/la agasasajado/a se transforman en un gran detalle de decoración, además de ofrecer delicias. El candy bar puede armarse con golosinas o masas presentadas en bandejitas, cajas o frascos que podés conseguir en un cotillón, o podés desligarte por completo y lo encargás a tu servicio de catering o pastelero de confianza.

 

La decoración en estos casos suele marcarla el evento mismo; tonos blancos y amarillos en las mesas, en los arreglos, en los detalles, sobre todo en las comuniones. En el bautismo se puede jugar un poco más con los colores, sobre todo si el evento se combina con el festejo del primer año del bebé.

Para eventos familiares de este tipo, no puede faltar una torta para compartir, que puede ir acompañada de una mesa dulce, que aporte color y sabor a la reunión.

Comentá con tu cuenta de Facebook

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *